Mis comentarios ...

  LO ESPAÑOL

Tal vez una de las costumbres más insanas es la valoración de la realidad contemplándose el ombligo, como inteligente resulta cuando del propio ombligo hacen una lectura los demás. No es porque lo de los demás valga más que lo de uno propio, pero tal vez estén en situación de aplicar un mayor grado de objetividad a la valoración de lo que se analiza. Cuando, además, lo contemplado no pertenece ya a esta época, sino a una lontana, pues mejor que mejor, por aquello de que los genes parecen que se transmiten de generación en generación.

 

         Siempre me pareció de interés la visión de los viajeros extranjeros que, por una u otra circunstancia, venían a esta nación de nuestras penas y amores y, posteriormente, escribían sobre ella. El fenómeno fue muy generalizado en el Romanticismo. Y es que para el espíritu romántico este país tenía tanto morbo como tronío, que si toreros, que si flamenconas, que si bandoleros, que si muertos por lances de honor, que si inquisición, que si brujas. Pero el fenómeno es mucho anterior, porque estas tierras, a qué ocultarlo, fueron, por las más diversas circunstancias, de mucho interés, más para los extraños que para los propios.

 

         Me refiero ahora a todo un personaje florentino que plantó sus reales en este real país allá cuando los mismísimos católicos reyes Isabel y Fernando habían protagonizado la unión en un solo reino de algunas de las diversas Españas. Se trata de Francesco Guicciardini (Florencia, 1483- Arcetri, 1540), historiador, doctor en ius civile, político y hasta filósofo. A todo ello, ha de unirse su cargo de embajador en España, ocasión que aprovechó, dada su afición a la pluma, para escribir su obra “Redazione di Spagna”, en la que, entre otros asuntos, dio un repaso a la forma de ser de los españolitos que conoció. De ellos dejó estas impresiones:

 

         “Los hombres de esta nación son de carácter sombrío y de aspecto adusto, de color moreno y baja estatura. Son orgullosos, y creen que ninguna nación puede compararse con la suya. Cuando hablan, ponderan mucho sus cosas y se esfuerzan en aparecer más de lo que son. Inclinados a las armas, acaso más que ninguna otra nación cristiana, y aptos para su manejo, por ser ágiles, muy diestros y sueltos de brazos.

         Estiman mucho el honor, hasta el punto de que, para no mancharlo, no se cuidan generalmente de la muerte. No se dedican al comercio, considerándolo vergonzoso, porque todos tienen en la cabeza ciertos humos de hidalgos, y se dedican con preferencia a las armas con escasos recursos, o a servir a algún grande con mil trabajos y miserias.

         La pobreza es grande, y en mi juicio no tanto proviene de la calidad del país cuando de la índole natural de sus habitantes, opuesta al trabajo. Prefieren enviar a otras naciones las primeras materias que su reino produce para comprarlas después bajo otras formas, como se observa en la lana y en la seda, que venden a los extraños para comprarles después sus paños y sus telas.

         No son aficionados a las letras, y no se encuentra ni entre los nobles ni en las demás clases conocimiento alguno, o muy escaso, y son pocas las personas que saben la lengua latina. En la apariencia y en las demostraciones exteriores, muy religiosos, pero no en la realidad.

         Esta nación ha estado oscurecida hasta nuestros tiempos, y hoy no sólo la vemos libre de servidumbre, sino que comienza a mandar a las demás; lo que proviene de la sabiduría de quien la gobierna y de la circunstancia de haberse reunido Aragón y Castilla en un solo reino y bajo un solo cetro […] habiéndose unido una señora muy distinguida con un príncipe prudentísimo”.

 

         Se trata evidentemente de una pincelada histórica, pero es que la historia se repite tanto que, más que realidad, parece una reiteración del mito de Sísifo. ¿Cualquier otro Guicciardini de la actualidad describiría lo español como orgulloso, creído, amante de las apariencias, belicoso, perezoso, inculto o de religiosidad superficial? Chi lo sa?


16/03/2012

Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1