Mis comentarios ...

  NO ES LO MISMO MI ABUELA POLÍTICA QUE LA POLÍTICA DE MI ABUELA

 

Se produjo el cambio político. Bienvenido sea y “que sea pa bien”, como dice mi abuela, la pobrecita mía, hasta en los entierros, porque tal expresión ella la considera de gente fina. Hay que ser bruta, pero es que ella no es de más comer. Cambios habrá, a qué dudarlo. La Moncloa, que tiene ya más retoques que una artistona coplera, dará cobijo a una nueva familia. Se harán en ella los “inevitables” cambios de mobiliarios, de ejcortina (como dice la Pepa), de fofás (como gritó aquel energúmeno en la discoteca, cuando al llamarlo su parienta “maricón”, -así como suena hondo y redondo y con mil persones por el palabrejo- él le contestó también a gritos, que es la lengua que se habla en la actualidad gracias a los programitas rosas de la telecaca, “po ezo no me lo dice cuando te cojo en el fofá”. Y ahí quedó), de cuadros, de alfombras y de cuanto se le antoje a la nueva señora de casa-morada y a su presidencial familia.

 

         Y cambios habrá en los ministerios, en las delegaciones, en las delegaciones de las delegaciones, en las delegaciones de las delegaciones de las delegaciones… Y este menda, de los de “la playa de Sanlúcar” (como escribió Cervantes en su Quijote) se pregunta ¿no será posible acabar de una vez con el despilfarro a costa de un país que está más hundido que el barco del arroz? ¿Habrá vergüenza torera para acabar con tantos asesores, tantos oropeles, tantas televisiones, tantos negocios “y todo a media luz, a media luz los dos”?, como cantaba Gardel. Ahora que dicen que dicen que ETA está dormidita… ¿Qué usted no se lo cree? Mira este… ¿cree usted que es el único? Bueno a lo que iba. Ahora que la bestia come en el plato del niñito de leche, ahora que se puede meter la mano en la guarida del áspid, ahora que el cordero juega con el lobo, ¿comenzarán nuestros ilustres personajes a bajarse de los coches oficiales, comprados con el taco del pueblo, y empezarán a saber lo que es un autobús, un taxi, un tren… como todo hijo nacido de las entretelas de su mamá?

 

         Sí, sí, eso también. Si es que mi abuela es un primor. ¡Que sí, abuela! ¡Que no sólo no se van a subir los sueldos…! Bueno, “er jorná”, como tú dice, ¡Sino que se lo van a bajar! Tiempo al tiempo. Bueno, ya sé lo que tú piensas. No seas exagerada mujer. Tampoco es eso. ¿Cómo vas a arreglar a España con una escoba de barrer? Sí, las palmas para dejar todo lo que hay bajo las alfombras más limpio que una patena, y el palo para ahuyentar a los dedoslargos. Muy fácil lo ves tú.

 

         Sabes lo que yo te digo, abuela. Fíjate con lo poquito que yo me conformaba. Que gobiernen los preparados, no los enchufados, ni los lameculos, ni los que tienen dedos de imanes para atraer y arramplar con todo lo que se les acerque; que ganen lo justo y lo correcto, sin olvidar que, cuando el pueblo pasa hambre, solucionar este problema es lo prioritario; que vivan austeros y se dejen de ostentaciones, de mentiras y de traiciones a los que tienen la verdadera soberanía, el pueblo en general; que se vayan de los cargos tal como entraron, no con las carteritas más preñadas que la Filo; que se dejen de filosofías baratas y obsoletas y que llamen al pan pan y al vino vino; que usen tu escoba para espantar a los listillos de tres al cuarto que se acercan a la Administración a la caza y captura de mamelas; que se metan en el coco que una persona vale más que todas las ideologías. ¡Ah, y que se acabe de una vez aquello tan viejo ya de que quienes se lo llevan calentito, se van de rositas! Sí, abuela, sí, ya sé que esto es una utopía. Pero, aunque no sepas muy bien qué significa esta palabra, ¿no crees que vivir en la utopía es tan necesario como gratificante? Ya veremos, abuela, ya veremos. El pueblo se merece dignidad y no tener que acudir a la botella cuando acosa la riada.


23/11/2011

Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1