Mis comentarios ...

  EL BACHILLERATO EXCELENTE

 

Hace unas décadas se produjo una curiosa conversación entre el rector del Seminario Metropolitano de Sevilla y el profesor de Historia de la Filosofía. Fue en el momento en el que los más o menos trescientos estudiantes de Filosofía y Teología despachaban el almuerzo. En la inmensa sala-comedor, los estudiantes ocupaban sus sitios en las mesas allí colocadas, mientras que el rector y los formadores lo hacían en una mesa alargada que presidía el comedor. A nadie pasaba inadvertido que la comida del profesorado era de superior calidad y cantidad, en fondo y forma, a la de los alumnos. El rector, hombre venerable y asceta de siempre, dijo al profesor de Filosofía: “Don José, debíamos comer exactamente igual que los estudiantes para dar ejemplo”. El profesor, brillante antiguo estudiante de la Universidad de Munich e inmejorable profesor, le contestó: “Más bien creo que lo acertado sería que los estudiantes comiesen como nosotros para ganar todos”.

 

          ¡La que se ha desatado con el anuncio de la implantación en Madrid de un denominado Bachillerato de excelencia para que lo puedan cursar aquellos alumnos que, habiendo concluido los “estudios” de la ESO con más de ocho de nota media! Se trataría, pues los programas aún no están cerrados, de un Bachillerato de cuatro opciones, dos de letras y dos de ciencia, con un mayor nivel de exigencia, de responsabilidad y de trabajo, y consecuentemente con el logro de una formación de mayor calidad, que se podrá cursar en todos los Institutos que lo deseen.

 

          Qué quiere que le diga, después de treinta y seis años enseñando Lengua y Literatura en la Enseñanza Pública, el proyecto me parece fenomenal. Me explico. El proyecto no tiene por qué generar un aislamiento ni iría en contra “de la dimensión educativa de la educación”, como ha criticado el ministro de Educación, señor Gabilondo. Lo que me parece lamentable es que el tema educativo, y desde muchísimas décadas, haya estado en las peores manos, en la de los políticos, por cuanto que si la incompetencia de muchos de ellos, militen en el partido que militen, es alarmante en el mero terreno de la gestión pública, más bochornoso lo es que manipulen tarea tan noble como es la enseñanza. Son los educadores los que saben cómo, cuánto, por qué y para qué enseñar.

 

          No, señor Barrera, con medidas como esta “no se avanza hacia los guetos y la segregación”. Tampoco, señora Martínez, “la medida ahonda más en la política de dividir al alumnado”. Lo que sí genera aislamiento, destroza la finalidad de la educación, crea guetos, divide y martiriza, es la tiranía que, desde las últimas décadas, viene asolando a los alumnos/as “normales”, tiranía implantada por un sistema educativo del que ha emergido el acoso y derribo de los alumnos/as por parte de un cada vez más lamentablemente extendido sector de “otros” alumnos que, sin la menor valoración maniquea por mi parte (pues el maniqueísmo me genera náuseas)  castiga, física y moralmente, a aquellos otros alumnos que a los centros educativos van a lo que hay que ir, a estudiar, a formarse y a madurar como personas cultas y libres, ¡plenamente libres! Lo que sí genera segregación es haber convertido de facto a los profesores en guardianes y policías de una tribu urbana a la que en nada le interesa la educación, generando unos cuantiosos gastos al común de españolitos de a pie que, con sus impuestos, pagan tan inútil tarea. Lo que sí generaría un gueto sería que estas exigencias de calidad educativa, y quiero creer que no hay detrás un mendaz trasfondo político, estuvieran cerradas para los hijos de las clases populares, por el simple hecho de no tener medios económicos, pero no nos pretendan engañar, la opción es libre para que puedan acceder a ella tan sólo empleándose el criterio de valía intelectual del estudiante. ¿Esto es malo? ¿Qué hace, por ejemplo, Mau o Guardiola? ¿Alinean en sus equipos a los que ni saben ni quieren? Estupidez de estupideces. Alinea a los mejores, que es lo que hace quien desea la calidad y el triunfo. ¿A quiénes se les beca para los Centros Deportivos de Alto Rendimiento?

 

          Por otra parte, ¿quienes acceden a los centros educativos de lujo, tanto en España como en el extranjero? ¿Los hijos de las clases populares? Si tanto les convence a nuestras lumbreras de política-educativa la ínfima calidad a la que ha llegado el sistema educativo español, ¿por qué mandan a sus hijos/as a centros de lujo? Se trata de que la iniciativa del Gobierno de Madrid se multiplique por todos los rincones de este país, lo gobierne quien lo gobierne, para que, de una vez por toda, la verdadera “excelencia” del sistema educativo se generalice, siendo de exigencia; para que, de una vez por toda, sean los verdaderamente implicados en dicha tarea (padres/madres/profesores/alumnos, asesorados por técnicos “libres”) quienes tomen iniciativas, sin manipulaciones que trasladen a la opinión pública que estos sectores han sido “consultados”, cuando los que estamos dentro de ellos sabemos que de eso nanay de la China. ¿Será posible alguna vez que se prime, en todos los sectores sociales la valía, el esfuerzo y el trabajo bien hecho? ¿Será posible que nuestros niños y jóvenes sean educados en la libertad y desde la libertad, sin trampas de felicidades vacuas, de aprobados generales, de la práctica demagógica de que el alumno siempre tiene razón? ¿Será posible que, de una puñetera vez, desaparezca el cainismo que tiene como cedazo la crispación y los enfrentamientos de unos contra otros? ¿Logrará el españolito de a pie gozar de la adecuada información y libertad para que lo bueno sea bueno por sí mismo, sin depender ni la bondad ni la malicia del bando del que vengan?

 

          Sí, don José, mi admirado profesor, hoy como siempre estoy con usted. No se trata de que los estudiantes responsables coman lo mismo que los que no lo son, sino de que estos coman lo mismo que aquellos, sin que haya que esperar a ser mayor para comer huevo, porque, a lo mejor, ya para ese entonces ni hay gallina, ni hay huevos.


16/04/2011

Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1